historia

La Bamba, cuyo origen se remonta a 1830, fecha en la que formaba parte de una de las postas del “Camino Real” que unía a Buenos Aires con el norte del país, es una de las más antiguas estancias de estilo colonial argentino.
Con su edificio principal y su torre de vigía que servía para advertir los ataques de los indígenas, sus antiguas caballerizas (La Pulpería) y su parque bicentenario, se inscribe dentro de la historia de la Argentina y de los Gauchos.

Transformada en estancia a principios del siglo XX, conserva su nombre, que viene de la palabra celta “Bahamba”, que significa “lugar de reposo y de hospitalidad”. Fue declarada monumento nacional por la ciudad de San Antonio de Areco en 1970. Siendo una de las primeras estancias en abrir sus puertas al público en la década del 80, fue íntegramente renovada en 2009 respetando la pureza de la tradición. Hoy La Bamba ha recobrado su encanto excepcional y su nobleza de origen.